Llámanos y te asesoramos gratis
900 494 135
Llámanos y te asesoramos gratis
900 494 135
Seguros de decesos Seguros de salud Seguros de Hogar

¿Cuándo tienes que hacer una visita al oftalmólogo?

¿Cuántas veces visitas al oftalmólogo? Pocas, ¿verdad? Quizá por no decir ninguna hasta que no sientes alguna molestia.

Es uno de los cinco sentidos básicos y haríamos bien en prestarle la atención que se merece. Pero no lo hacemos.

Lo lógico es que periódicamente acudieras a una clínica oftalmológica y te pusieras en manos de un especialista.

Si lo hicieras podrías prevenir algunas enfermedades de los ojos o avanzarte un tratamiento para no perder más vista o evitar algunas infecciones.

Para ello te vendría muy bien el tener un seguro de salud que incluyera la atención de los especialistas. En Aseguravida disponemos de estas pólizas, siempre adaptadas a tus necesidades. No dejes de ponerte en contacto con uno de nuestros especialistas en seguros de salud porque te va a ofrecer el producto adecuado.

No obstante, hay algunas señales que nos indican que esta visita no puede esperar más. En este post vamos a ver algunas de estas situaciones. Si las notas, no dejes de ir a un especialista.

Los motivos para visitar a un oftalmólogo

Vamos ya con esas señales a las que hemos hecho referencia:

1.      Ver manchas

Estamos hablando de lo que se conoce popularmente como "las moscas voladoras". Cierras los ojos y las ves. Son más intensas cuando más luz hay.

No suelen presentar graves problemas y son bastante frecuentes. Sin embargo, una visita al especialista te indicará si no son la antesala de otros problemas de mayor gravedad. En algunos casos son el precedente de un desprendimiento de retina.

Si en lugar de estas "moscas" lo que ves son como haces de luz alrededor de tus ojos puede ser una señal de que estás necesitando ya imperiosamente un cambio de gafas o de lentillas. En otros casos estamos hablando de la migraña ocular. Todo esto se produce cuando hay cambios en presión intraocular.

Irritación y sequedad

La irritación es otro motivo. No cuando la sientas esporádicamente sino con alguna frecuencia. Puede ser el síntoma de que estás sufriendo lo que se llama síndrome de ojo seco, es decir, el globo ocular no está recibiendo la suficiente hidratación.

Si te ocurre esto no dejes de ver a tu oftalmólogo para recibir un tratamiento adecuado que reduzca de manera drástica esta molestia. Este síndrome se traduce en que el organismo no genera suficientes lágrimas para su hidratación correcta. Sin hidratación la vista puede ser borrosa.

Productos químicos

Puedes tener un accidente y que en tus ojos caiga alguna sustancia química. Si te ocurre esto no debes esperar ni un segundo para acudir al especialista.

Es muy importante en el mundo laboral contar con gafas especiales de protección pero podemos sufrir un accidente con algún producto de limpieza en nuestro hogar.

Lo más recomendable es que si alguna sustancia química entra en contacto con tus ojos te los laves con abundante agua fría y corras a una consulta para que te sometan a una revisión exhaustiva.

Dolor repentino

¿Te ha pasado alguna vez que tienes un dolor repentino y muy agudo en uno de tus ojos? Pues hay que tener mucho cuidado con esta sensación porque puede suponer que tengas problemas más graves.

¿A qué problemas nos estamos refiriendo? A infecciones bacterianas o virales. También puede sobrevenir este dolor porque simplemente necesites un cambio de gafas o por haber sufrido un incremento en la presión intraocular.

Ojo con este aumento de presión porque a veces viene acompañada de problemas en el aparato digestivo.

La fotofobia

La sensibilidad a la luz, también llamada fotofobia, es uno de los síntomas de la migraña ocular o de que hay presencia de alguna inflamación en el ojo. Por eso, es necesario acudir al oftalmólogo para que determine sus causas y pueda tratarla acertadamente.

La edad

Si tienes menos de 40 años los oftalmólogos aconsejan que te hagas revisiones periódicas cada 3 años. Por encima de los 40, mejor cada 2. Y cuando ya nos acercamos a los 50 lo mejor es que estas revisiones sean ya anuales. En la edad de jubilación hay que aumentar las visitas para que puedan ser diagnosticadas con antelación enfermedades como las cataratas, el glaucoma y la degeneración macular.

¿Has sufrido alguna vez alguno de estos síntomas? ¿Cada cuánto acudes a un oftalmólogo? No dejes de compartir este post entre todos los contactos de tus redes sociales y haznos llegar tus respuestas.

 

Menú    

Blog

Galería de prensa

Contacto

C\ Rio puentesecas 4

45005, Toledo

info@aseguravida.com

Llámanos gratis 900494135

¿Prefieres que te llamemos?

Parte del grupo

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar datos de utilización web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información. X

¿Tienes dudas? Contactamos contigo

Nuestros expertos en seguros de vida se pondrán en contacto con usted

Acepto la política de privacidad

Enviar